Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Giphy de ‘Una habitación propia’, de Virginia Woolf, elegida por El traspatio para la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín. /WMagazín

‘Una habitación propia’, de Virginia Woolf, el ensayo que regalaría la librería El Traspatio, de México

Una de las obras de referencia sobre la igualdad entre hombres y mujeres protagoniza la serie de WMagazín, en compañía de Endesa, El libro que regalarían los libreros. Junto a la recomendación unos minutos del audiolibro y un mosaico de portadas en diferentes idiomas

Presentación WMagazín Uno de los ensayos clásicos y de referencia sobre la igualdad entre hombre y mujeres y sobre feminismo es Una habitación propia, de Virginia Woolf. Esa es la obra elegida por Mara Rahab Bautista de la librería mexicana El Traspatio para la serie El libro que regalarían los libreros de WMagazín, en compañía de Endesa. Una sección que da voz a los mejores prescriptores: los libreros. Una manera de apoyar a las librerías y poner en valor su recomendación y respaldar a estas ágoras culturales, a la lectura y al universo del libro, sobre todo en días de restricciones por la Covid-19.

Los libreros de España, América Latina y Estados Unidos nos hablan como lectores apasionados de novelas, cuentos, poemarios, ensayos, biografías, teatro, cómic y cualquier libro de otro género que les guste tanto que regalarían simbólicamente. (Si quieres apoyar a tu librería puedes comprar esta y cualquier otra obra en Todostuslibros.com)

Cada una de estas recomendaciones le da a WMagazín y a Endesa el pie para ir más allá y mostrar el universo creativo que inspira o genera la obra citada. Así, tras el comentario de la librera o librero te damos la oportunidad de que veas desde un pasaje de la obra recomendada o escuches un track de la versión en audiolibro hasta un tráiler de la adaptación al cine o la televisión si la hubiera o una antología con las mejores portadas. Los artículos publicados en esta serie los puedes ver al final de este artículo o en este enlace.

Te invitamos a conocer los motivos por los cuales Mara Rahab Bautista, de la librería El Traspatio, de México, regalaría el ensayo de Virginia Woolf:

Giphy de 'Una habitación propia', de Virginia Woolf, elegida por El traspatio para la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín. /WMagazín

El libro que regalarían los libreros: 'Una habitación propia', de Virginia Woolf

Por Mara Rahab Bautista de Traspatio Librería, México:

Una habitación propia, un ensayo escrito por Virginia Woolf, fue publicado por primera vez el 24 de octubre de 1929, y a sus 91 años de haber sido publicado sigue más vigente que nunca. Cuestión que no alegra, impacta, duele. Es un texto que reflexiona sobre tres temas indispensables: la importancia de que las mujeres cuenten con dinero y un espacio propio, un espacio físico y un espacio metafórico para reflexionar, para nosotras; sobre la importancia de que las mujeres escribamos (y creo que para no obviar, la importancia de leerlas, comentarlas, enunciarlas) y la desigualdad de género.

El libro avanza y la narradora va, no tanto despejando dudas como sí abriendo preguntas: ¿por qué los hombres beben vino y las mujeres agua?, ¿por qué un sexo es tan próspero y el otro tan pobre?, ¿cuáles son las condiciones necesarias para la creación de obras de arte?, ¿por qué los hombres escriben sobre las mujeres pero las mujeres no escriben (por suerte) sobre los hombres?, ¿por qué son pobres las mujeres?

Es por eso que el libro al día de hoy, es más vigente que nunca, repito, es un libro que todes deberíamos leer y releer, un libro que duele por su vigencia, que entristece, que da cuenta de la desigualdad en la que vivimos y también, es un libro que invita a salir, crecer, escribir, leer y habitar nuestro propio espacio con completa libertad.

Un libro que nos hace desear y nos da fuerza para lograr que todas tengamos nuestra propia habitación.

Gracias Virginia Woolf por tu valentía, por tus reflexiones, por tus palabras, tu escritura y denuncia hace 91 años.

Mara Rahab Bautista L. Directora El Traspatio Librería: Calle Bartolomé de las Casas 533 Centro, Morelia, Michoacán, México

Aquí cabemos todos. Como en las palabras donde todo cabe.
www.facebook.com/traspatiomorelia
twitter: traspatio_el

Instagram: @traspatiolibreriamorelia

Sinopsis

Alianza: Obra publicada en 1929, Una habitación propia relata la relación entre la condición femenina y la literatura, desde el punto de vista de una de las mejores y más singulares escritoras del siglo xx, Virginia Woolf (1882-1941), que volcó en cada una de sus páginas su inconfundible sensibilidad, la experiencia de sus vivencias y su particular subjetividad. «Una mujer necesita dinero y una habitación propia para dedicarse a la literatura», proclama la autora al principio de estas páginas. Y toda aquella persona -sea hombre o mujer- interesada por los siempre sutiles vínculos entre vida y creación artística no se arrepentirá de adentrarse en ellas. Traducción de Catalina Martínez Muñoz.

Fragmento

«Pero, me diréis, le hemos pedido que nos hable de las mujeres y la novela. ¿Qué tiene esto que ver con una habitación propia? Intentaré explicarme. Cuando me pedisteis que hablara de las mujeres y la novela, me senté a orillas de un río y me puse a pensar qué significarían esas palabras. Quizás implicaban sencillamente unas cuantas observaciones sobre Fanny Burney; algunas más sobre Jane Austen; un tributo a las Brontë y un esbozo de la rectoría de Haworth bajo la nieve; algunas agudezas, de ser posible, sobre Miss Mitford; una alusión respetuosa a George Eliot; una referencia a Mrs. Gaskell y esto habría bastado. Pero, pensándolo mejor, estas palabras no me parecieron tan sencillas. El título las mujeres y la novela quizá significaba, y quizás era éste el sentido que le dabais, las mujeres y su modo de ser; o las mujeres y las novelas que escriben; o las mujeres y las fantasías que se han escrito sobre ellas; o quizás estos tres sentidos estaban inextricablemente unidos y así es como queríais que yo enfocara el tema. Pero cuando me puse a enfocarlo de este modo, que me pareció el más interesante, pronto me di cuenta de que esto presentaba un grave
inconveniente. Nunca podría llegar a una conclusión. Nunca podría cumplir con lo que, tengo entendido, es el deber primordial de un conferenciante: entregaros tras un discurso de una hora una pepita de verdad pura para que la guardarais entre las hojas de vuestros cuadernos de apuntes y la conservarais para siempre en la repisa de la chimenea. Cuanto podía ofreceros era una opinión sobre un punto sin demasiada importancia: que una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas; y esto, como veis, deja sin resolver el gran problema de la verdadera naturaleza de la mujer y la verdadera naturaleza de la novela. He faltado a mi deber de llegar a una conclusión acerca de estas dos cuestiones; las mujeres y la novela siguen siendo, en lo que a mí respecta, problemas sin resolver. Mas para compensar un poco esta falta, voy a tratar de mostraros cómo he llegado a esta opinión sobre la habitación y el dinero. Voy a exponer en vuestra presencia, tan completa y libremente como pueda, la sucesión de pensamientos que me llevaron a esta idea. Quizá si muestro al desnudo las ideas, los prejuicios que se esconden tras esta afirmación, encontraréis que algunos tienen alguna relación con las mujeres y otros con la novela. De todos modos, cuando un tema se presta mucho a controversia —y cualquier cuestión relativa a los sexos es de este tipo— uno no puede esperar decir la verdad. Sólo puede explicar cómo llegó a profesar tal o cual opinión. Cuanto puede hacer es dar a su auditorio la oportunidad de sacar sus propias conclusiones observando las limitaciones, los prejuicios, las idiosincrasias del conferenciante. Es probable que en este caso la fantasía contenga más verdad que el hecho. Os propongo, por tanto, haciendo uso de todas las libertades y licencias de una novelista, contaros la historia de los dos días que han precedido a esta conferencia; contaros cómo, abrumada por el peso del tema que habíais colocado sobre mis hombros, lo he meditado e incorporado a mi vida cotidiana»

Reseña

Isabel Zapata (Letras Libres): «Para mostrarnos la potencia del patriarcado en ese momento (agudizado además en la Gran Bretaña por un inquebrantable respeto a la tradición), el primer capítulo del ensayo consiste en una descripción de cómo a la narradora ficticia propuesta por Woolf (identificada como “Mary Beaton, Mary Seton o Mary Carmichael), se le veta el acceso a tres lugares representativos de la élite masculina, todos dentro de Oxbridge, la ficticia ciudad universitaria en donde se ubica esta parte de la reflexión: los jardines, la biblioteca y la iglesia. Con esto, la autora logra describir, simbólicamente, la imposibilidad de acceder al placer, a la cultura y a la vida espiritual sin una continua supervisión masculina. Esto simboliza también la dificultad de desarrollar una voz y una opinión propias, elementos que también forman parte de la habitación propia que, evidentemente, va más allá de una necesidad meramente física. La habitación propia son las paredes, el escritorio y la silla, pero también la posibilidad de entablar diálogos con otras mujeres, lo cual implica necesariamente la construcción de una tradición literaria femenina».

Audiolibro de Una habitación propia

Audiolibro de ‘Una habitación propia’, de Virginia Woolf (Audioteka).

Esta versión de audiolibro de Una habitación propia leído por Neus Sendra. Literatura Random House. Audioteka.

Teatro

Clara Sanchis habla del monólogo teatral de 'Una habitación propia', de Virginia Woolf'.

Ficha artística

Versión para la escena y dirección: María Ruiz
Intérprete: Clara Sanchis
Música: Clara Sanchis a partir de J. S. Bach
Diseño de vestuario: Helena Sanchis
Realización de vestuario: Cornejo
Iluminación: Juan Gómez-Cornejo
Fotografía: Isabel de Ocampo y Diego Ruiz
Diseño gráfico: Diego Ruiz
Distribución: Clara Pérez
Producción: Clara Sanchis

Con la colaboración de Seix Barral y Nuevo Teatro Fronterizo

Mosaico de portas en diferentes idiomas

Mosaico de portadas de ‘Una habitación propia’, de Virginia Woolf, en diferentes idiomas, la obra elegida por El traspatio para la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín. /WMagazín

 

Imagen de la serie 'El libro que regalarían los libreros', de WMagazín.

Serie El libro que regalarían los libreros

Misericordia, de Pérez Galdós, la obra que regalaría la librería Los editores, de Madrid.

Un día más con vida, de Ryszard Kapuściński, la obra que regalaría librería Cálamo, de Zaragoza.

84, Charing Cross Road, de Helene Hanff, la obra que regalaría la librería Canaima, de Las Palmas de Gran Canaria.

Cien años de soledad, de García Márquez, la novela que regalaría librería Carlos Fuentes, de México.

Estamos en el borde, de Caroline Lamarche, el volumen de cuentos que regalaría la librería Cervantes y compañía, de Madrid.

Stoner, de John Williams, el libro que regalaría la librería Wilborada, de Bogotá.

América (o El desaparecido), de Franz Kafka es la obra que regalaría la librería Anónima, de Huesca (España).

La playa de los inútiles, de Alex Nogués y Bea Enríquez, el libro infantil que regalaría la librería Abracadabra, de Barcelona. Puedes ver la recomendación en este en

El conde de Montecristo, de Dumas, el clásico que regalaría la librería La Tertulia, de La Habana (Cuba). Puedes ver la recomendación en este enlace.

Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal, es la novela que regalaría San Librario Libros, de Bogotá. Puedes ver la recomendación en este enlace.

La vorágine, de José Eustasio Rivera, la novela que regalaría la librería La vorágine, de Santander (España). Puedes ver la recomendación en este enlace.

La isla del tesoro, de Stevenson, la aventura que regalaría la librería Cascanueces, de A Coruña (España). Puedes ver la recomendación en este enlace.

Como una novela, de Daniel Pennac, el ensayo que regalaría la librería Sophos, de Guatemala. Puedes ver la recomendación en este enlace.

Una habitación propia, de Virginia Woolf, el ensayo que regalaría la libreria El Traspatio, de México. Puedes ver la recomendación en este enlace.

…Serie en elaboración…

Serie El libro que me acompaña…

Viaje al fin de la noche, de Céline, la novela favorita de Carlos Wynter Melo. Puedes ver en este enlace su vídeo.

Bajo la red, de Iris Murdoch, la novela favorita de Pilar Adón. Puedes ver su vídeo en este enlace.

Autorretrato con radiador, de Christian Bobin, la novela favorita de Alejandro MorellónPuedes ver su vídeo en este enlace.

El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de Tatiana Tibuleac, es la novela que acompaña a Marbel Sandoval. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

La saga sobre Frank Bascombe, de Richard Ford, es la obra que acompaña de Miquel Molina. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

Percusión, de José Balza, es la obra que acompaña a Juan Carlos Méndez Guédez. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

Ancho mar de los Sargazos, de Jean Rhys, el libro que acompaña a Olga Merino. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

…Serie en elaboración…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·