Diccionario contra el ruido opinativo e incendiario, según escritores, artistas e intelectuales

Educación, Empatía, Prudencia, Responsabilidad, Serenidad… Quince autores proponen palabras que se deberían practicar más para combatir la estridencia, la exageración y el abuso de términos que atizan la crispación y minan la armonía del diálogo en la sociedad

Hay nueva contaminación: la contaminación opinativa. Es el resultado de la estridencia, el ruido, la bullaranga, la exageración y las palabras usadas para atizar que convierten la armonía y la conversación global en crispación y desinformación.

WMagazín ha invitado a quince escritores, artistas, editores, intelectuales y promotores de cultura a elegir o rescatar una palabra o concepto que se debería practicar en estos tiempos del ruido y explicar por qué. Ellos han creado la base para un Diccionario contra el ruido opinativo e incendiario. Te invitamos a que participes y tu palabra o concepto lo incluyas en la sección de Comentarios al final del artículo.

Las palabras elegidas son los pilares que siempre los filósofos y sociólogos han tomado como básicas para el mejor desarrollo del individuo y por ende de la sociedad y su progreso: Educación, Empatía, Responsabilidad, Serenidad…

El filósofo Daniel Gamper, precisamente, ha ganado en 2019 el Premio Anagrama de Ensayo con Las mejores palabras. Una obra que, según el jurado, invita a reflexionar sobre “el valor ético, político y civil de las palabras”. Para Silvia Sesé, su editora, el libro llega en un momento en el cual la palabra parece estar devaluada.

Hace casi cuatro siglos, Baltasar Gracián (1601-1658) decía: “De la gran sindéresis. Es el trono de la razón, base de la prudencia, que en fe della cuesta poco el acertar […] Todas las acciones de la vida dependen de su influencia, y todas solicitan su calificación, que todo ha de ser con seso. Consiste en una conatural propensión a todo lo más conforme a la razón, casándose siempre con lo más acertado”.

Siguiendo los pasos de Gracián, las trece palabras y conceptos elegidos por los creadores son:

Discreción

“Porque si de un lado  el diccioanrio la define como circunspección, reserva, capacidad para mantener una información en el círculo  que le corresponde, sin extenderla indebidamente, de otro, y me interesa aún más, es una palabra que designa un acontecimiento o un juicio acertado sobre cuestiones prácticas (discreto viene de discernimiento) y al mismo tiempo una habilidad para tratarlas oportunamente, un tacto, una prudencia y una sensatez. El discreto es una figura muy elogiada por Cervantes y Baltasar Gracián le dedicó todo un tratado en 1646. Y, naturalmente,  sería de lo más conveniente para el gobierno de los negocios que hoy nos tiene tan convulsionados”: Javier Gomá Lanzón, filósofo, escritor  y director de la Fundación Juan March.

Educación

“Hay que volver y rescatar el principio básico de la educación. Es necesario en todos los ámbitos porque las formas son importantes y ahí entra el respeto”: Chus Visor, editor de Visor Libros.

Empatía

“Cada vez se hace más necesario mirar al otro y tratar de comprenderlo. Intentar conocerlo. Ponernos en el lugar del otro para lograr esa empatía que es necesaria”: Antonio Gamoneda, poeta y Premio Miguel de Cervantes.

Escepticismo

“No incurrir en la credulidad sentimental que excita la mercancía política. Someterla a un severo discernimiento crítico”: Basilio Baltasar, Director de las Conversaciones Literarias de Formentor.

Leer

“Para tomar decisiones hay que comprender, y para comprender, tomar distancia, analizar con objetividad, no hay mejor vehículo que el de la lectura, el de los libros. Aportan ideas, comprensión, capacidad de discernimiento e inspiración. No hay persona más manipulable que una persona desinformada”: Pilar Adón, poeta, narradora y editora de Impedimenta.

Memoria

“Memoria antigua y reciente. Memoria de logros y fracasos, de avances y derrotas; de tragedias, crímenes y destierros, y también de legislaciones que mejoran nuestras vidas. La desmemoria voluntariamente practicada convierte en irracional la vida política. Si todos recordáramos a Tucídides, sabríamos en nombre de qué y de quiénes se libran realmente todas las guerras del mundo”: Aurora Luque, poeta.

Pragmatismo virtuoso

“El pragmatismo no es necesariamente una claudicación, es una virtud. Asociarlo con derrota o resignación es una actitud adolescente, y, por tanto, tóxica”: Jordi Gracia, ensayista, historiador, escritor y crítico literario.

Prudencia

“Abogaría por la PRUDENCIA, una virtud que defendía ya Aristóteles y que ha tenido defensores en todas las épocas desde que cultivamos el humanismo, y que hoy en día parece irremisiblemente expulsada de la arena política e ideológica”: Pau Centellas, de la Agencia Literaria Silvia Bastos y presidente de Adal (Asociación de Agencias Literarias de España).

Razón

“Razón’ porque la razón está íntimamente unida a la facultad más humana, la meditación y el habla y ambas cosas suponen discernir e intentar entender y ponderar los elementos, algo necesario en un mundo especialmente desquiciado y aunque algunas escuelas de sociólogos, a mi juicio no muy brillantes, hablan de los ‘monstruos’ que produce la razón, siempre he creído que la sinrazón produce más monstruos y es una monstruosidad en sí misma. En coherencia con lo anterior hay dos libros con los que me relajo y descanso porque es un ejercicio magnífico del uso de la razón es la Apología de Sócrates y El Critón, ambos de Platón”: Antonio María Ávila, secretario de la Federación de Gremio de Editores de España (FGEE).

Responsabilidad

“Creo que la palabra que yo destacaría es responsabilidad. El momento es crucial para nuestro país, si queremos un país justo, que avane en igualdad, derechos sociales, libertad, hermandad…”: Ángeles Mora, poeta.

Serenidad

“La serenidad lleva a tener un diálogo entre todas las fuerzas políticas. Aunque se sabe que manifestaciones como las del día 9, por ejemplo, no son muy convincentes. Se debe, debemos, defender la democracia que tanto costó que naciera”: Carmen Calvo, artista.

Silencio y Empatía

“Sin más”: Jorge Herralde, fundador de la editorial Anagrama.

Solidaridad

“La gente se ha olvidado en estos tiempos de una palabra y actitud básica como la solidaridad. Ya no hay la solidaridad de otros tiempos y es fundamental para la convivencia”: Frederic Amat, artista y escritor.

Tolerancia

“Reivindico la palabra Tolerancia. Tolerancia es el valor que nos ha hecho libres desde que ha nacido el sistema constitucional. Lo que cambió de la Edad Media a la Edad Moderna, la utilización de grandes filósofos de una teorización de la tolerancia que recuperaba valores y ha servido de apoyo para lo mejor de los seres humanos y la democracia”: Santiago Muñoz Machado, escritor y director de la Rea Academia Española en un artículo que publiqué en El País Semanal, de El País.

Verdad

“Reivindico la palabra Verdad. Vengo de una cultura generada en la sospecha, donde se ha vendido como verdad la legitimación de un poder económico o colonial y nos hemos acostumbrado a sospechar de todo. La irracionalidad está desprestigiando la institucionalización de la convivencia del saber, es peligroso para la democracia”: Luis García Montero, poeta y director del Instituto Cervantes en un artículo que publiqué en El País Semanal, de El País.

De los consejos de Gracián a Fumaroli

Uno de los primeros que habló de la importancia de avanzar mediante la prudencia, la sabiduría y saber ajustarse a la verdad fue Baltasar Gracián en 1647. Publicó Oráculo maual y arte de prudencia con 300 máximas. Una obra que cobra vigencia y que Marc Fumaroli rescata para analizarla en La extraordinaria difusión del arte de la prudencia en Europa. El Oráculo de Baltasar Gracián entre los siglos XVII y XX (con traducción de José Ramón Monreal y editado por Acantilado).

Baltasar Gracián consideraba fundamental ajustarce a la verdad: “Nunca exagerar. Gran asunto de la atención, no hablar por superlativos, ya por no exponerse a ofender la verdad, ya por no desdorar su cordura. Son las exageraciones prodigalidades de la estimación, y dan indicio de la cortedad del conocimiento y del gusto. Despierta vivamente a la curiosidad la alabança, pica el deseo, y después, si no corresponde el valor al aprecio, como de ordinario acontece, rebuelve la expectación contra el engaño y despícase en el menosprecio de lo celebrado y del que celebró. Anda, pues, el cuerdo mui detenido, y quiere más pecar de corto que de largo. Son raras las eminencias: témplese la estimación. El encarecer es ramo de mentir, y piérdese en ello el crédito de buen gusto, que es grande, y el de entendido, que es mayor”.

Y pensado lo pensado y con las palabras justas, Gracián recordaba lo esencial de las formas en que debían expresarse: “La realidad y el modo. No basta la substancia, requiérese también la circunstancia. Todo lo gasta un mal modo, hasta la justicia y razón. El bueno todo lo suple: dora el no, endulça la verdad y afeita la misma vejez. Tiene gran parte en las cosas el cómo, y es taúr de los gustos el modillo. Un vel portarse es la gala del vivir, desempeña singularmente todo buen término”.

Y a estas y otras palabras, WMagazín suma otros conceptos en la voz de Gracián reunidos algunos en Oráculo manual y arte de la prudencia:

Hombre de entereza. Siempre de parte de la razón, con tal tesón de su propósito, que ni la passión vulgar, ni la violencia tirana le obliguen jamás a pisar la raya de la razón. Pero ¿quién será este Fenis de la equidad?, que tiene pocos finos la entereza. Celébranla muchos, mas no por su casa; síguenla otros hasta el peligro; en él los falsos la niegan, los políticos la dissimulan. No repara ella en encontrarse con la amistad, con el poder, y aun con la propria conveniencia, y aquí es el aprieto del desconocerla. Abstrahen los astutos con metafísica plausible por no agraviar, o la razón superior, o la de estado; pero el constante varón juzga por especie de traición el dissimulo; préciase más de la tenacidad que de la sagacidad; hállase donde la verdad se halla; y si dexa los sugetos, no es por variedad suya, sino dellos en dexarla primero”.

“No ser intratable. En lo más poblado están las fieras verdaderas. Es la inaccessibilidad vicio de desconocidos de sí, que mudan los humores con los honores. No es medio a propósito para la estimación començar enfadando. ¿Qué es de ver uno destos mostros intratables, siempre a punto de su fiereça impertinente? Entran a hablalles los dependentes por su desdicha, como a lidiar con tigres, tan armados de tiento quanto de rezelo. Para subir al puesto agradaron a todos, y en estando en él se quieren desquitar con enfadar a todos. Aviendo de ser de muchos por el empleo, son de ninguno por su aspereza o entono. Cortesano castigo para éstos: dexarlos estar, hurtándoles la cordura con el trato”.

Atención al informarse. Vívese lo más de información. Es lo menos lo que vemos; vivimos de fe agena. Es el oído la puerta segunda de la verdad y principal de la mentira. La verdad ordinariamente se ve, extravagantemente se oye; raras vezes llega en su elemento puro, y menos quando viene de lejos; siempre trae algo de mixta, de los afectos por donde passa; tiñe de sus colores la passión quanto toca, ya odiosa, ya favorable. Tira siempre a impressionar: gran cuenta con quien alaba, mayor con quien vitupera. Es menester toda la atención en este punto para descubrir la intención en el que tercia, conociendo de antemano de qué pie se movió. Sea la reflexa contraste de lo falto y de lo falso”.

***

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín

Hola, soy Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín. Me gustaría invitarlos a ser mecenas de WMagazín con un pequeño apoyo económico en momentos cruciales para la creación literaria, la industria del libro, el fomento de la lectura y el periodismo cultural independiente con:

12 euros semestre o 20 euros al año.

Hay dos maneras de hacerlo, ingreso directo o por Paypal:

INGRESO DIRECTO a la cuenta corriente de WMagazín en La Caixa:
ES64 2100 5518 7702 0020 4784

  • Aquí puede ser con las cantidades señaladas o cualquier otro aporte superior. Y si quieren nos escriben a info@wmagazin.com

O por la plataforma de pago PayPal, uno de los sistemas de transacción online más seguros, o con tarjeta de crédito. Estas dos opciones aparecen en la misma ventana que se despliega en cada una de los dos opciones de apoyo arriba mencionadas:

12 euros semestre
Puede hacerlo en este enlace

 o

20 euros al año
Puede hacerlo en este enlace

Con su donación ayudan a la difusión de la cultura y de la mejor información sobre literatura y el mundo del libro en un momento importante para la cultura. Los medios de comunicación cada vez dan muchísima menos información literaria, mientras los libros son los más eclipsados por la sobreoferta de ocio en la Red. Su aporte económico permitirá que WMagazín siga en el ejercicio de un periodismo cultural independiente y de alta calidad con contenidos exclusivos en sus temas, enfoques, personajes y formatos únicos.

De ante mano, gracias por apoyar WMagazín. Si  les gusta WMagazín, me gustaría que enviaran este artículo-invitación de mecenazgo a otros amigos y amantes de la lectura.

Video de invitación al mecenazgo de WMagazín.

 

4 comentarios

  1. Me gusta Frederic Amat y su “solidaridad” eso engloba muchas cosas, la empatía, la responsabilidad, la razón. La falta de ella es lo que dibuja el mundo tal y como lo estamos viviendo. Yo añadiría que necesitamos también un poco de incredulidad ante lo que nos cuentan y un mínimo de curiosidad para descubrir otro modo de ver eso que nos cuentan.

Responder a anagut Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·