Emmanuel Carrère (París, 1957). / Fotografía de Lisbeth Salas

Carrère y su renovación de la no ficción gana el Premio FIL

El galardón de la feria del libro más importante del español reconoce toda la obra del autor francés. Se une a autores como Manea, Lobo Antunes, Vila-Matas, Magris, Marsé, Pitol...

Emmanuel Carrère, uno de los escritores contemporáneos que reactivó la renovación de la narrativa dando un nuevo soplo a la no ficción, ha ganado el Premio FIL en Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México). Un autor que tras dejar la ficción pura ha convertido a los lectores en testigos de los hechos que investiga.

“Es autor de una obra versátil, amplia y transversal con un vasto reconocimiento internacional”, según el jurado, que añade en su acta: “Es escritor, guionista, cineasta, crítico y periodista. Atraviesa esos territorios creativos con una aparente naturalidad que lo han llevado a erigirse en uno de los autores más leídos e influyentes de las nuevas generaciones. Moviéndose continuamente entre la ficicón y la no ficción, presta atención a la manera en que la historia reciente configura la subjetividad contemporánea y el destino humano”. El galardón está dotado con 150 mil dólares y se entrega como reconocimiento al conjunto de una obra de creación en cualquier género literario. La entrega del galardón será el 25 de noviembre en la inauguración de la FIL.

Carrère es el creador de obras como El adversario, Una novela rusa, De vidas ajenas, Limónov y El reino (todas en Anagrama). El año 2000 es la fecha en que el escritor francés cambió su manera de acercarse a la literatura. Fue en busca de Jean-Claude Romand quien a comienzos de los años noventa asesinó a su mujer, a sus hijos y a sus padres. Cometió esos crímenes al ver que se desmoronaba una vida de veinte años de engaños como médico en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Carrère quiso reconstruir aquel episodio con una exhaustiva investigación que lo llevó a adentrarse en las sombras de una persona. El resultado fue El adversario.

A partir de este libro Carrère ha indagado en la verdad, en la memoria, en los resortes que llevan al ser humano a cometer ciertos actos. Sus libros son un viaje a las pulsiones desconcertantes que tienen las personas y cómo y por qué se activan. Indagaciones sobre pliegues, paradojas y sombras de la condición humana.

En ello quizás influyó uno de los libros que le cambió la vida: Los miserables, de Victor Hugo.

Las claves del estilo Carrère las dio el propio narrador por teléfono a la FIL: “La literatura no se puede reducir a la novela. El periodismo forma parte de la literatura”. En el periodismo está el origen de Carrère cuando lo empezó en los años ochenta. Por eso siente mucho los casos de colegas asesinados en México, que este año ya suman nueve. “Admiro a los periodistas que continúan haciendo su trabajo a pesar de las amenazas”, dijo el escritor.

Es el autor como investigador y protagonista de lo contado, una voz en primera persona que poco a poco despliega al lector el escenario en que vive su o sus personajes, a la vez que muestra parte de los mecanismos del proceso de investigación y elaboración del libro. Ecos del Nuevo periodismo norteamericano, con Truman Capote a la cabeza.

El escritor francés también es autor de la importante monografía sobre Werner Herzog y de Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos, la biografía novelada de Philip K. Dick. Otras obras suyas traducidas al español son las novelas Bravura, El bigote y Una semana en la nieve, con la cual obtuvo el Premio Femina.

Este año los organizadores del FIL en Lenguas Romances recibieron 72 candidaturas provenientes de 18 países, con representantes de las lenguas catalana, española, francesa, gallega, italiana, portuguesa y rumana. Las postulaciones, como lo establece la convocatoria, fueron realizadas por instituciones culturales y educativas, asociaciones literarias, editoriales y los propios miembros del jurado.

Emmanuel Carrère se une a una nómina privilegiada de escritores que han obtenido este galardón:

1991 Nicanor Parra (Chile, 1914)

1992 Juan José Arreola (México, 1918-2001)

1993 Eliseo Diego (Cuba, 1920-1994)

1994 Julio Ramón Ribeyro (Perú, 1929-1994)

1995 Nélida Piñón (Brasil, 1937)

1996 Augusto Monterroso (Guatemala, 1921-2003)

1997 Juan Marsé (España, 1933)

1998 Olga Orozco (Argentina, 1920-1999)

1999 Sergio Pitol (México, 1933)

2000 Juan Gelman (Argentina, 1930-2014)

2001 Juan García Ponce (México, 1932-2003)

2002 Cintio Vitier (Cuba, 1921-2009)

2003 Rubem Fonseca (Brasil, 1925)

2004 Juan Goytisolo (España, 1931-2017)

2005 Tomás Segovia (España, 1927-2011)

2006 Carlos Monsiváis (México, 1938-2010)

2007 Fernando del Paso (México, 1935)

2008 Antonio Lobo Antunes (Portugal, 1942)

2009 Rafael Cadenas (Venezuela, 1930)

2010 Margo Glantz (México, 1930)

2011 Fernando Vallejo (Colombia, 1942)

2012 Alfredo Bryce Echenique (Perú, 1939)

2013 Yves Bonnefoy (Francia, 1923-2016)

2014 Claudio Magris (Italia, 1939)

2015 Enrique Vila-Matas (España, 1948)

2016 Norman Manea (Rumanía, 1936)

El jurado internacional estuvo integrado por Mercedes Monmany, Jerónimo Pizarro, Valerie Miles, Efraín Kristal, Héctor Abad Faciolince, Carmen Muşat y Gustavo Guerrero. Las instituciones que conforman la Asociación Civil Premio de Literatura en Lenguas Romances son la Secretaría de Cultura, la Universidad de Guadalajara, el Fondo de Cultura Económica, el Gobierno del Estado de Jalisco, el Ayuntamiento de Guadalajara, el Ayuntamiento de Zapopan, Bancomext, Arca Continental, Montegrappa.

  • La obra de Emmanuel Carrère está editada en castellano por la editorial Anagrama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *