Apoya a WMagazín como mecenas cultural · Apoya a WMagazín como mecenas cultural · Apoya a WMagazín como mecenas cultural · Apoya a WMagazín como mecenas cultural · Apoya a WMagazín como mecenas cultural ·

Liber se asoma a los libros y lectores del futuro en múltiples formatos

FOTOBITÁCORA 1/ Editores y profesionales del libro en español dejan los recelos y a través de la feria se abren a alianzas con las nuevas formas de creación literaria y buscan sinergias con industrias afines

España y Latinoamérica quieren adelantarse al futuro del libro. Para ello han reelaborado su estrategia: potenciar las exportaciones, abrirse a alianzas con las nuevas formas de creación literaria y buscar sinergias con industrias afines que utilizan el libro y la lectura como múltiple vía de negocio y entretenimiento.

Esta nueva agenda quedó escenificada en la 36ª edición de Liber, Feria Internacional del Libro, la más importante del sector profesional hispanohablante, que este año se celebró en Barcelona del 3 al 5 de octubre. A esa nueva agenda se ha visto abocada la industria editorial ante los bríos del mundo digital que ha obligado a la reinvención de un negocio con cambios inesperados cada día que revoluciona toda la cadena de valor del libro, pone en peligro unas partes de esa cadena y crea otras, y desemboca en enigmáticos cambios de hábitos lectores.

Entrada a Liber en el recinto ferial de Gran Vía, en Barcelona. /Fotografía de WMagazín

Liber ha dado cabida a todo el ecosistema del libro. “Hay que aprovechar sinergias y explorar vías de colaboración del mundo del libro con empresas y profesionales de otras industrias culturales y sectores relacionados con la tecnología”, dijo desde el primer día Daniel Fernández, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).

Uno de los protagonistas fue el audiolibro, un formato de lectura en pleno auge. ¿Hacia dónde evoluciona el audiolibro? ¿Hacia dónde van las plataformas de pago de audiolibros y libros digitales? Fueron dos de las preguntas planteadas en la docena de talleres o mesas redondas organizadas.

De izquierda a derecha: Idoia Cantolla, de Storytel; Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial; Eva Güel, de Planeta; Iria Álvarez, de Penguin Random House; y Albert Codina, de Booka. /Fotografía de WMagazín

Preguntas, preguntas, todo son preguntas. Eva Güel, responsable del área de Audiolibros del Grupo Planeta, considera esencial “respetar el libro original. A partir de ahí se hacen nuevas exploraciones y se puede distribuir en un canal como podcast o se puede explotar en diferentes formatos. Hay que adaptarse a los usuarios”. Sobre la pregunta de si un audiolibro es lectura, Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial, dice que  lo que ellos son es “editores de historias, y los formatos varían”.

Otra inquietud tuvo que ver con la manera en que deciden qué voz y qué acento poner a cada audiolibro. Iria Álvarez, Directora de Desarrollo de Negocio online y Business Inteligense de Penguin Random House, destaca la calidad y la voz acorde con cada temática. En cuanto al acento “es un debate, pero se trata de que el libro original se traslade al lector. Para eso tratamos de usar un acento original, es decir, si es García Márquez es mejor una voz colombiana, y en España tratamos de que el lector se vaya familiarizando con la voz original del libro, del narrador y sus personajes”.

Ese tratamiento y los detalles sobre cómo hacer bien un audiolibro lo conoce Juliana Rueda, fundadora y directora de Miutbooks, un estudio especializado en audiolibros y proyectos audiovisuales con sede en Barcelona y con una red en Colombia. En su catálogo tiene clientes como Penguin Random House, Grupo Planeta, Audible, Audioteka y Sant Jordi Asociados. Una muestra de ese universo se vio en su estand en Liber donde instaló un peueño estudio de grabación donde cada hora pasaba un actor o locutor a leer algunos de los libros: desde Xavier Fernández, el doblador de la voz de Michael Fassbender y aquí leyendo  la trilogía de Century de Ken Follet; hasta María Luisa Solá, la voz de Meryl Streep y la encargada de seducir al lector con El cuento número trece, de Diane Setterfield.

Juliana Rueda, de Miutbooks, y María Luisa Sol durante un lectura en vivo de audiolibro en Liber. /Fotografía de WMagazín

Miut es un estudio de alta calidad que nació en 2012. Juliana Rueda es una colombiana e ingeniera de sonido formada en Estados Unidos que ha creado editores, directores, técnicos y actores “para que aprendan esta nueva disciplina”. En 2018 ya han producido 56 obras y asegura que se trata de un formato en expansión. “Queremos seducir al oyente a través de la literatura escrita transmitida de manera oral para que se conecten con las emociones que el autor ha querido plasmar en su historia. Somos fieles a la obra escrita. Este cuidado y cura del trabajo escrito es lo que queremos trasmitir para que el oyente sienta que está consumiendo literatura en otro formato, pero de manera íntima, cercana, real y disfrutando del placer de la lectura de otra manera”.

Pero no todo es audiolibro. El ebook sigue con su vida propia en expansión, porque de la misma manera que convive el libro de papel con el digital, dentro del mundo digital convive el libro electrónico y el audiolibro. El libro digital sigue ocupando un gran espacio el Liber.

“El 10% de la venta digital procede de las plataformas que ofrecen estos servicios”, explica Javier Celaya, socio-fundador de Dosdoce.com, y moderador de uno de los debates sobre sobre la Evolución digital en los mercados en español. Estas plataformas se han popularizado, sobre todo desde 2015. Un camino que ayudó a allanar sistemas como Spotify y Netflix. Para David Sánchez, de 24Symbols, “hay muchas maneras de relacionarse con un libro y no solo a través de la librería. Lo importante es que el lector reciba un buen servicio”. Reveló que un catálogo no es tanto la cantidad de títulos como la calidad de esas obras y el servicio que ofrezca.

Juan Chaler, director de marketing de Nubico, dejó claro que hay que aumentar la compatibilidades para adaptarse a los dispositivos digitales. El perfil del usuario lo esbozó Álex Gibelalde, gerente de Storytel España: “Es parecido al usuario que ve series de televisión”. Por eso encuentra que este “es un momento dulce para crecer” y reconoce que el recelo o desconfianza hacia la suscripción va desapareciendo y la gente valora esa suscripción.

Un taller en la Zona digital de Liber. /Fotografía de WMagazín

La Zona digital cobró mucha fuerza y en las charlas, talleres y debates se vio a más gente que en ediciones anteriores. Una docena de empresas con productos y servicios tecnológicos relacionados con la edición, distribución y comercialización del libro digital y otros contenidos realizaron una veintena de actividades.

También hubo tiempo para el software de gestión editorial y metadatos, soluciones antipiratería, sistemas para la distribución internacional de ebooks en bibliotecas, plataformas para exportar libros electrónicos, para la autopublicación e, incluso, para leer en inglés.

El cine no es ajeno a todo este fenómeno. Liber  y la Fundación Sitges – Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña-  acordaron organizar espacios y actividades de encuentro tanto en la feria Liber (3-5 de octubre) como en las jornadas Taboo’ks (6 de octubre) incluidas en el programa del certamen cinematográfico. En ambas citas se pondrá en contacto a agentes literarios, autores, editores y productores para promover la venta de derechos de obras literarias para adaptaciones audiovisuales.

@WinstonManrique

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·