Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

En España, el 69% de las mujeres lee libros, frente al 59% de los hombres, según Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España de 2021, de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y el Ministerio de Cultura. /WMagazín

Las mujeres liderarán de forma indiscutible en España el mundo del libro como lectoras y escritoras en cinco años

La tendencia se acelerará cuando las estadísticas empiecen a reflejar los niveles de escolarización obligatoria desde 1970 con la ley Villar Palasí. Hoy, el 69% de las mujeres lee libros, frente al 59% de los hombres; y 13 de las 20 obras más vendidas son firmadas por ellas. WMagazín, con apoyo de Endesa, les da la gracias en el Día de la Mujer

Las mujeres españolas tomarán el liderazgo indiscutible del mundo del libro en su país, como lectoras, que ya lo son y crecerán mucho más, y como autoras en unos cinco años. Sin contar los puestos de gestión donde son mayoría hace mucho tiempo (editoras y demás cargos de la industria).

Hoy, el 69% de las mujeres lee libros, frente al 59% de los hombres, un porcentaje que va a aumentar en favor de ellas, considerablemente, en los próximos años. Como creadoras ya firman cuatro de cada diez obras (según el ISBN), mientras que en términos de ventas el año pasado de ellas fueron 21 de los 50 libros más vendidos (un 42%), pero en términos de ventas absolutas los títulos que llevan sus nombres superaron, por primera vez, a los hombres y alcanzaron el 51% (el año anterior solo llegó al 35%), según datos de la consultora independiente GfK, que analiza el mercado editorial español, publicado en un reportaje que escribí para el periódico El País a finales de 2021.

La clave de este cambio de tendencia se ha dado en los dos años que llevamos de pandemia, 2020 y 2021, y el gran salto está a punto de producirse. La respuesta silenciosa está en el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España de 2021, presentado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y el Ministerio de Cultura, el pasado 23 de febrero. Aunque el balance general del libro es muy positivo hay un gran interrogante en el apartado de lectores: a partir de los 65 años, cuando la diferencia entre ambos sexos llega casi al 30% en favor de ellas, la lectura de las mujeres cae drásticamente: desciende del 77.2% al 50.6%, casi al mismo nivel de los hombres, 49.4%. ¿Por qué?

La respuesta lleva implícita una parte triste de la historia de España, pero anuncia un cambio positivo. Ese descenso tan fuerte en las mujeres lectoras tiene que ver, explica Antonio María Ávila, secretario de la FGEE, con aquellas mujeres que nacieron antes de 1965 cuando los niveles de escolarización y acceso a la educación eran muy bajos para ellas, más que para los hombres, y en la escuela había más deserciones femeninas. El cambio empieza a producirse con la llamada Ley de Educación General Villar Palasí de 1970 que ordenaba que los menores de 6 a 14 años tenían que ser escolarizados obligatoriamente.

“Muchas mujeres abandonaban los estudios muy pronto para ponerse a trabajar, por eso ahora se ve esa caída tan drástica en la tercera edad”, asegura Ávila. El problema fue la falta de alfabetización sobre todo en una España que en aquellos años todavía era más rural que urbana. La misma situación la vivieron otros países como Alemania, donde se solucionó en los años cincuenta, recuerda el secretario de la FGEE.

Otro elemento para que el porcentaje de la caída de lectoras sea tan fuerte a partir de los 65 años, todavía, es que las mujeres viven más que los hombres y esas cifras se reflejan a la hora de promediar los lectores. “Hasta 1992, los niños solo tenían que ir a la escuela hasta los 14 años y eso se nota, luego pasa a los 16 años”, recuerda Antonio María Ávila.

Lectoras: abrumadoramente mayoritarias

“El efecto de esos cambios de leyes en favor de la alfabetización y aumento de la lectura en las mujeres mayores de 65 años empezará a notarse en unos cinco o seis años”, calcula Ávila. Esto repercutirá en que la caída de lectoras mayores de 65 años será menor y aumentará el porcentaje general. Si ya ese índice es muy positivo para ellas en ese momento aumentará considerablemente.

Un atisbo a ese ascenso de lectora se puede apreciar en las estadísticas registradas en la actual franja de lectoras de 54 a 65 años donde la brecha con los hombres es más alta y alcanza el 20% en favor de las mujeres (77.2% frente al 50.6%). Es entonces cuando el liderazgo femenino se extenderá a edades más avanzadas y se reforzará de manera indiscutible.

A Eva Orúe, directora de la Feria del Libro de Madrid, escritora y gestora cultural, le choca y sorprende la actual ruptura de lectoras a partir de los 65 años. Aunque aclara que, al menos, esto no lo ve en su entorno. Lo que sí constata, cuenta, “es que hay mujeres que cuando el marido se jubila y los hijos confían en ellas para el cuidado de sus nietos y otras personas cercanas esto se convierte para ellas en una prioridad”. Es probable, añade, que lo que parecía irrenunciable para ellas cambie en esos momentos al ver que su familia las necesita más.

A esas circunstancias se podría sumar, indica Enrique Pascual, presidente del Gremio de Librerías de Madrid, la condición de abuelas y pensionistas con menos tiempo y menos dinero. Aunque asegura que su suegra, con 80 años, lee ahora mucho más que antes. “Si la lectura no se recupera después de esa etapa de cuidadoras de nietos», señala Pascual, “tendría que ver con cierto ‘cansancio’ lector a partir de una edad y habría que analizar por qué se produce”.

El actual descenso de lectoras, a partir de los 65 años, no sorprende mucho a Igor Muñiz, de la Librería Muga, que está de acuerdo con el análisis de Antonio María Ávila. Este librero es testigo de cómo en algunos barrios los índices de lectoras bajan con las mujeres nacidas anteriores a los años 60 “porque, desgraciadamente, en España, había muchas mujeres que no tenían acceso a la lectura, había un analfabetismo funcional”. Pero destaca cómo en barrios de Madrid, por ejemplo, en las escuelas de adultos hay mujeres mayores de 65 años que están no ya aprendiendo a leer, pero sí desarrollando su habilidad de lectura.

Una de las razones del índice alto de mujeres lectoras en el resultado global, según Eva Orúe, es por lo siguiente: “La lectura para las mujeres a mi alrededor, casi todas ellas han sido o son trabajadoras, madres, cuidadoras de nietos o familiares, es el rato que tienen para regalarse a sí mismas. Conciben la lectura como refugio y lo defienden a capa y espada. Allí donde otras personas están casadas y renuncian a la lectura 20 minutos, para estas mujeres la lectura es SU momento y no están dispuestas a dejarlo escapar tan fácilmente”.

Más escritoras

En la creación literaria la brecha entre hombres y mujeres se reduce en el ecosistema del libro y el nuevo retrato inédito de la creación literaria, del comercio y de lectura va así:

Ventas: el 51% del total de los 50 libros más vendidos (en 2020 fue del 35%) son firmados por escritoras, a pesar de que estas representan el 42% de esos títulos, según datos de la consultora independiente GFK.

Libros: Las obras firmadas por mujeres en el ISBN en 2020 representan el 38,5% (6 puntos más que en 2018), frente al 61,1% de las registradas por hombres, según un informe del Ministerio de Cultura de 2020.

Premios: En el último lustro, dos de cada tres de los diez premios literarios y comerciales más conocidos los ganaron mujeres, mientras que en el periodo anterior la proporción fue de uno a tres.

Es en este punto donde se funden las lectoras y las escritoras porque hoy las mujeres parecen leer a más mujeres y eso motiva a las escritoras y a las editoriales para que apuesten más por voces femeninas. Entra en juego la ley del mercado teniendo en cuenta que un grupo importante de lectoras-compradoras de libros quieren leer a mujeres.

Uno de los motivos por los que las mujeres leen ahora a más a otras mujeres es la necesdidad de sentirse identificadas en las voces, sensibilidades y las historias o análisis que publican estos libros. Este interés se produce después de toda una vida en la que ha primado la mirada masculina y ha llegado el momento de diversificarla, ha explicado Sol Salama, editoa de Tránsito Libros.

Las escritoras más vendidas

El año 2021, once escritoras estaban en la lista de los 25 libros más vendidos en la plataforma de Todostuslibros.com que reúne a más de 800 librerías de España. La autora más vendida fue la española María Dueñas con su novela Sira (Planeta). Otras autoras en ese top fueron Paz Padilla con El humor de mi vida, Irene Vallejo con El infinito en un junco, Elisabeth Benavent por partida doble con El arte de engañar al karma y Un cuento perfecto, Eva García Sáenz con Aquitania y Maggie o’Farrel con Hamnet, uno de los libros señaldos como uno de los mejores de 2021 por los diferentes medios especializados, entre ellos WMagazín.

Este mes de marzo entre los 20 libros más vendidos, en la misma plataforma de Todostuslibros.com, trece son firmados por mujeres y con una clara tendencia de libros para lectoras jóvenes. El número uno es para Sarah J. Maas con Casa de hielo y aliento, y el segundo lugar es para Eva García Sáenz con El libro negro de las horas.

Las otras escritoras de la lista son Tracy Wolff con Fulgor, Isabel Allende con Violeta, Marián Rojas de Estape con los libros Encuentra tu persona vitamina y Cómo hacer que te pasen cosas buenas, Bebi Fernández con Cuantos afilados en noches extrañas y otras puñaladas, Flor M. Salvador con Boulevard (Libros 1), Megan Mawwell con Las guerreras Mawwell (7), Alice Kellen con Nosotras en la Luna, Joana Marcús con Antes de diciembre, Lucía Lijtmaer con Cauterio y Juana Marcus con Trilogía Fuego 1 (Ciudades de humo).

Barómetro

Las buenas noticias del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España de 2021 ofrece este resumen:

Más lectores de libros: 64,4%, frente al 62.2% de 2019, el año anterior a la pandemia.

Más compra de libros en librerías tradicionales: 43,6%, frente al 42% en 2019.

Más compra de libros por internet: 25,3% frente al 19% en 2019.

Más escuchas de audiolibros: 5,2% frente al 3% de 2019.

Más mujeres lectoras: 69,6% (hombres 59%), frente al 68,3% (hombres 56%) de 2019.

Más lectores frecuentes (que leen diariamente o una vez a la semana): 52,7% frente al 50% de 2019.

Esas son las buenas noticias del mundo del libro en España, con su envés no tan bueno siempre, como el hecho de que la compra por Internet gana terreno a otros canales como grandes almacenes e hipermercados.

***

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín en este enlace.

Te invitamos a ser mecenas de WMagazín y apoyar el periodismo cultural de calidad e independiente, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Reportajes especiales y comprometidos con la actualidad en la portada de WMagazín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·