Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Malcolm McDowel como Alex en ‘La naranja mecánica, de Stanley Kubrick, basada en la novela homónima de Anthony Burgess.

‘La naranja mecánica’: 50 años de una película de culto perturbadora

CINE CLUB LITERARIO Anthony Burgess escribió una novela distópica sobre la ultraviolencia en la que hace una crítica al individuo, la sociedad y al Estado que Stanley Kubrick potenció con una puesta en escena formidable

La naranja mecánica es una de las películas más polémicas y perturbadoras por su violencia en la que hace una crítica a la sociedad, al Estado y al individuo en el que poco confía. El largometraje de Stanley Kubrick es la adaptación de la novela distópica de Anthony Burgess que este 2021 cumple 50 años de culto en el cine. Once de las trece películas de Kubirck están basadas en libros.

Con este clásico de La naranja mecánica continuamos nuestro ciclo especial de verano Cine club literario en el cual celebramos efemérides importantes tras los artículos sobre Frankenstein, basada en el clásico de Mary Shelley, Desayuno con diamantes que versiona la nouvelle de Truman Capote y Fahrenheit 451 inspirada en la novela de Ray Bradbury.

La naranja mecánica es la novena película del gran director británico que volvió a tocar aquí el tema de la violencia ya presente en títulos suyos como Senderos de gloria y que luego retomará en La chaqueta metálica.

Una obra distópica situada en 1995 en la que un grupo de jóvenes da rienda suelta a la ultraviolencia a ultranza, al consumo de drogas de diseño y al fetichismo para luego formular una dura crítica al conductivismo con terapias de aversión que buscan aplacar el instinto violento de los pacientes.

A continuación nuestro homenaje a un libro y a una película:

Tráiler de 'La naranja mecánica', de Stanley Kubrick, basada en la novela homónima de Anthony Burgess.

'La naranja mecánica', de Burgess, inquieta desde hace 50 años en el cine con Kubrick

El libro

El prolífico escritor Anthony Burgess (Inglaterra, 1917-1993) publicó La naranja mecánica en 1962 y afianzó su prestigio. Burgess vertebra su preocupación en una narración a través del joven quinceañero Alex, amante de la música clásica, en especial Beethoven, y su pandilla formada por Pete, Georgie y Lerdo llamados drugos por su líder. La espiral de violencia empieza en el bar lácteo Korova donde los muchachos toman un vaso de leche con drogas sintéticas. Atacan a un hombre, asaltan una tienda y golpean a ssu dueños, atacan a un borracho, se enfrentan a otra pandilla, asaltan una casa donde golpean al matrimonio que vive allí y violan a la mujer y luego, en otro lugar, Alex viola a dos niñas. Llega el momento en que los drugos se cansan del liderazgo de Alex y lo delatan. El joven es enviado a un centro de rehabilitación donde le aplican la terapia Ludovico con medicamentos que le provocan náuseas al ver escenas de violencia y sexo mientras suena música clásica. Al final, Alex sale del centro, se topa con personas a las que había hecho daño, y tras varios episodios dice que está curado pero el rastro del tratamiento desaparece. El último capítulo abre una puerta de esperanza porque la ultraviolencia ya no le atrae y ve que las relaciones afectivas han ayudado a menguar el vacío de algunos de sus excompañeros.

 

Portada de la novela ‘La naranja mecánica’, de Anthony Burgess.

La película

Stanley Kubrick (1928-1999) estrenó la versión cinematográfica en 1971 y fue el primer guion que escribió solo. La rodó tras 2001: una odisea del espacio (1968) en la que abordó preguntas existenciales inquietantes sobre el ser humano y la vida y el Tiempo y el espacio. Así es que de esas grandes preguntas más filosóficas que miran hacia afuera hizo una película que trató sobre preguntas con un sentido muy crítico que miran hacia adentro del individuo, sobre la naturaleza violenta o no de las personas y cómo la sociedad y el Estado contribuyen o no a estos comportamientos criminales. La película conlcuye ocn un final abierto en el cual Alex parece volver a la violencia. Kubrick sigue a la novela de Burgess hasta el penúltimo capítulo la no incluir lo que sucede en el capítulo 21 que es más redentor y esperanzador en el ser humano.

La película fue señalada como inductora de actos violentos y el propio Kubrick pidió que se retirara de las salas de cine británicos.

La película de Kubrick es redonda en todos los sentidos porque además creó una atmósfera, vestuario y diseño artísticos indicados, acompañado de una banda sonora de música clásica precisa para algunas escenas, como ya hiciera con 2001: una odisea del espacio. Todo ello con un tempo y unos planos que potencian la historia. A pesar de las controversias La naranja mecánica obtuvo varias nominaciones a los premios Bafta y Oscar.

Anthony Burgess

A continuación un pasaje de la introducción que hizo Anthony Burgess de su novela tras la película que no incluyó el fina de l amisma:

“¿Qué ocurría en ese vigésimo primer capítulo? Ahora tienen la oportunidad de averiguarlo. En resumen, mi joven criminal protagonista crece unos años. La violencia acaba por aburrirlo y reconoce que es mejor emplear la energía humana en la creación que en la destrucción. La violencia sin sentido es una prerrogativa de la juventud; rebosa energía pero le falta talento constructivo. Su dinamismo se ve forzado a manifestarse destrozando cabinas telefónicas, descarrilando trenes, robando coches y luego estrellándolos y, por supuesto, en la mucho más satisfactoria actividad de destruir seres humanos. Sin embargo, llega un momento en que la violencia se convierte en algo juvenil y aburrido. Es la réplica de los estúpidos y los ignorantes. Mi joven rufián siente de pronto, como una revelación, la necesidad de hacer algo en la vida, casarse, engendrar hijos, mantener la naranja del mundo girando en las ruecas de Bogo, o manos de Dios, y quizás incluso crear algo, música por ejemplo. Después de todo Mozart y Mendelssohn compusieron una música celestial en la adolescencia o nadsat, mientras que lo único que hacía mi héroe era rasrecear y el viejo unodós-unodós. Es con una especie de vergüenza que este joven que está creciendo mira ese pasado de destrucción. Desea un futuro distinto”.

***

Serie Cine club literario de verano 2021:

Frankenstein: 90 años del monstruo del futuro en el cine.

Desayuno con diamantes: 60 años de un gran romance con el público.

Fahrenheit 451: 55 años de una película vigente sobre un mundo que prohíbe los libros.

La naranja mecánica: 50 años de una película de culto perturbadora.

 

Artículos sobre literatura y cine en la portada de WMagazín.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·