Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

James Mason y Sue Lyon en la película ‘Lolita’, de Stanley Kubrick (1962), basada en la novela homónima de Vladimir Nabokov.

‘Lolita’: 60 años de la película perturbadora de Kubrick, basada en la obra maestra de Nabokov

CINE CLUB LITERARIO / "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío...". La hermosa y controvertida novela del escritor de origen ruso amplió su leyenda con la adaptación del gran director británico. Esta es la historia de un clasico del siglo XX que hoy sería de difícil publicación y filmación

El hechizo literario y el halo perturbador viene desde sus primeras líneas: «Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta».

Es el famoso comienzo de Lolita, de Vladimir Nabokov, una de las novelas más polémicas e inquietantes y, a la vez, de las mejores del siglo XX. Nació en ese territorio fronterizo entre la admiración y la censura porque nadie la quería publicar en 1955. Siete años después, Stanley Kubrick amplió la leyenda con su versión cinematográfica en blanco y negro. La novela cuenta la historia de un hombre de cuarenta y tanto años y su enamoramiento malsano y obsesivo por una niña de 12 años. Su pedofilia lo lleva a engatusar a la niña para poder estar con ella, y su posterior persecución porque otro se la arrebata. Nabokov abre puertas oscuras en el ser humano sobre el deseo, la pasión, el delirio y las fronteras del amor. Todo envuelto en un lenguaje extraordinario y exquisito que la convierten en una obra maestra de la literatura. «Entre las más sutiles y complejas creaciones literarias de nuestro tiempo», escribió Mario Vargas Llosa en 1987, en un artículo recogido en su libro La verdad de las mentiras.

A este clásico de la literatura y el cine dedicamos nuestra nueva sesión de Cine club literario WMagazín que este verano habla de libros cuyas buenas adaptaciones cinematográficas celebran efemérides importantes en 2022.  Lolita, de Nabokov y Kubrick, llega tras nuestros especiales dedicados al centenario de Nosferatu, el vampiro, de Friedrich Wilhelm Murnau, inspirada en la novela Drácula, de Bram Stoker; los 80 años del clásico Casablanca, de Michael Curtiz, basada en la obra de teatro sin estrenar Everybody Comes to Rick’s, de Murray Burnett y Joan Alison; y los sesenta años del estreno de Matar a un ruiseñor, de Robert Mulligan, basada en la novela homónima de Harper Lee.

Cartel de ‘Lolita’, de Kubrick.

Te invitamos a recordar Lolita, de Stanley Kubrick, y a conocer detalles de cómo la novela fue salvada del fuego y cómo el director británico afrontó esta difícil adaptación:

Tráiler de 'Lolita', de Kubrick, basada en la novla homónima de Nabokov, con James Mason como Humbert Humbert, y Sue Lyon, como Dolores Haze, Lolita.

La película: 'Lolita'

Stanley Kubrick estrenó Lolita en 1962. Fue su sexto largometraje tras el éxito de Espartaco con el cual obtuvo cuatro premios Oscar. La película se estrenó rodeada de una gran expectación y polémica y pronto se convirtió en un clásico. La crítica que hizo de ella en 2016 el diario Le Monde, en su blog L’ Oeil sur L’ Ecran (El ojo en la pantalla), resume muy bien todo:

«Un profesor de cincuenta años se enamora perdidamente de la hija de su casera. La reputación sulfurosa de la novela de Nabokov hizo que su adaptación fuera delicada. La primera dificultad fue, por supuesto, poder pasar la censura y hacer que el proyecto fuera aceptado por las entonces poderosas ligas de la virtud. El envejecimiento de algunos años de Lolita fue la primera estratagema: en lugar de tener 12 años como en la novela, la actriz Sue Lyon tenía 14 años en el momento de la filmación y se aparentaron dos más. También fue necesario silenciar el aspecto erótico de la historia. Pero la principal dificultad era tener suficiente talento para no convertir esta descripción de un amor obsesivo en una historia sórdida. Kubrick tiene talento y, al igual que el encanto de la novela de Nabokov debe mucho a la alta calidad de su escritura, la película Lolita es más atractiva que el tratamiento de Kubrick. Su forma de construir sus escenas es bastante notable. En cuanto a los actores, les dejó una parte de la improvisación y eso aumenta la autenticidad. James Mason tiene la cantidad justa de ironía y Kubrick acentúa el tono sardónico de la historia con el personaje interpretado por Peter Sellers, cuyo humor puede parecer extraño, pero contribuye al equilibrio general. Kubrick también es irónico hacia el estilo de vida estadounidense con la madre insoportable de Lolita, interpretada por Shelley Winters. La joven Sue Lyon es sorprendente en su alianza de encanto y complejidad, expresando toda la ambigüedad de su papel: desde su primera escena, uno se pregunta si ella es una ingenua o manipuladora. Nunca lo sabremos. El cambio de James Mason a la locura es obvio».

La novela, obra maestra

Vladimir Nabokov tituló una primera versión de Lolita como El hechicero. La quiso quemar, pero su esposa Vera la rescató del fuego. El escritor la presentó a cuatro editoriales estadounidenses que la rechazaron. Finalmente, el 15 de septiembre de 1955, la publicó en París la editorial Olympia Press. La historia de pedofilia y obsesión es, también, un relato sobre el abuso, la crueldad, la locura y la muerte.

El escritor y crítico británico David Lodge dice en su libro El arte de la ficción que Lolita «sigue resultando perturbadora, porque otorga una seductora elocuencia a un corruptor de menores y asesino». Para John Updike el valor de la obra del escritor de origen ruso «tiene algo de la delicadeza de Austen, del brío de Dickens y del delicioso sabor a vino de Stevenson, incorporado al inimitable brebaje del propio Nabokov».

Hoy sería muy difícil que una novela como Lolita fuera publicada ante las tergiversaciones de lo políticamente correcto y el retroceso de libertades. En un artículo de Winston Manrique Sabogal  en el diario español El País, de 2015, cuando se cumplieron 60 años de esta obra, el filósofo Manuel Cruz, afirma que “la gran virtud del libro es haber puesto en evidencia, más allá de los recovecos del deseo, el modo oscuro e invisible en que nuestras sociedades responden a él. El catálogo de figuras de los distintos poderes que (cada uno a su manera) atemorizan al protagonista, los fantasmas que lo amenazan con convertirlo ante sí mismo y ante los demás en la materialización de las diferentes figuras de la maldad (delincuente, pervertido, loco…) muestra que la apariencia de libertad y de tolerancia sexual y amorosa en general en la que vivimos no viene a ser otra cosa, a fin de cuentas, que la sustitución de los viejos tabúes visibles por otros nuevos, invisibles por representar la obviedad emergente. ¿O es que alguien se atrevería a escribir hoy un libro en el que el autor hiciera suya la mirada amorosa de Dante hacia Beatriz?».

La escritora Marta Sanz explica que Nabokov “invitó a reflexionar sobre el significado de lo obsceno y sobre nuestra propia hipocresía”. Asegura que el autor “lanzó una pregunta sobre si resulta más obsceno, incluso más inmoral, la atracción hacia una nínfula o el asesinato. Sobre si resulta más inmoral cometer estas acciones o mostrarlas regodeándose en ellas. Sobre si lo obsceno es la vulgaridad de una sociedad que cree que el Reader Digest es cultura o la sofisticación intelectual (¿maligna?) de un Humbert Humbert que en el fondo se mueve por el impulso lascivo de sus ojos de mono. Nabokov tal vez enlaza con esa sensibilidad estética tan contemporánea que mantiene que la provocación puede constituir una acción moral sin caer en el moralismo. Todo eso se sugiere a través de una palabra sensual en la que importan las uñas pintadas de los pies de la nínfula tanto como el sonido de su nombre: Lo-li-ta. Nabokov sabe que es imposible decir lo mismo de otra manera y que la textura de su lenguaje es tan atractiva, provocadora y morbosa como lo que nos está contando. De hecho, es lo que nos está contando: la fusión de la ética y la estética en función del principio libertino del placer”.

Frases

  • Y allí está ella, perdida entre todos, royendo un lápiz, detestada por los maestros, con los ojos de todos los muchachos fijos en su pelo y en su cuello, mi Lolita.
  • Por entonces yo estaba en un estado de excitación que lindaba con la locura; pero al propio tiempo tenía la astucia de un loco.
  • Pienso que todo es una cuestión de amor; cuanto más amas a un recuerdo, más fuerte y extraño es.
  • Nos queríamos con amor prematuro, con la violencia que a menudo destruye vidas adultas.
  • Un cambio de ambiente es la falacia tradicional sobre la cual descansan los amores -y los pulmones- condenados.
  • Siempre puede uno contar con un asesino para una prosa fantástica.
  • Y el resto es moho y polvo de estrellas…

 

Serie Cine club literario de verano 2022:

Nosferatu: cien años de la película que abrió las puertas del terror en el cine con Drácula.

Casablanca: 80 años del clásico del cine del amor y del alegato contra la Segunda Guerra Mundial.

Matar a un ruiseñor: 60 años de una gran película contra el racismo y para aprender a vivir basada en el libro de Harper Lee.

 

Serie Cine club literario de verano 2021:

Frankenstein: 90 años del monstruo del futuro en el cine.

Desayuno con diamantes: 60 años de un gran romance con el público.

Fahrenheit 451: 55 años de una película vigente sobre un mundo que prohíbe los libros.

La naranja mecánica: 50 años de una película de culto perturbadora.

El silencio de los corderos: 30 años de la película que cambió las reglas del cine de terror.

El señor de los anillos: 20 años de una gran película de aventura épica y fantástica

***

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín en este enlace.

Para quienes conocen poco o nada WMagazín el siguiente es un Fotorrelato de la revista:

Descubre aquí las secciones de WMagazín

Los libros en las mejores adaptaciones cinematográficas en el Cine club literario WMagazín en la portada de nuestra revista.

Así puedes ayudar al periodismo literario independiente

Te invitamos a ser mecenas de WMagazín y apoyar el periodismo cultural de calidad e independiente, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Para quienes conocen poco o nada WMagazín el siguiente es un Fotorrelato de la revista:

Descubre aquí las secciones de WMagazín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·